Rodaje de Espectador

Rodaje de ESPECTADOR

Después del currazo que se pegaron con el videoclip Mientras se Ponga el Sol, más que claro estaba que volveríamos a contar con Zoe Berriatúa e Iván Román para la dirección y la fotografía respectivamente de nuestro siguiente retoño. Hace 6 años que empezaron a trabajar con nosotros y ya nos tienen más que pillado el tranquillo, lo hacen todo sencillo: Zoe escribe el guión sabiendo cómo lo va a dirigir a posteriori e Iván crea el ambiente idóneo para meterse de lleno en la historia. Ésto es justamente lo que buscamos en un videoclip, que sea una pieza artística en sí misma, que sume, que comunique lo que la canción expresa y no sea sólo un playback en una localización chula para que se nos vea la cara…de hecho no nos parece primordial salir en él.

Después de varias reuniones, trabajo de documentación, preparación de contenidos, rodaje, montaje y postproducción nace Espectador: un cuento explícito, basado en el cine fantástico de los años 80 con toques de humor negro que muestra la relación de nuestra espectadora, la incombustible Marta Eguilior, con su televisor y lo que en él encuentra: sensacionalismo, telebasura, idolatría vacía, consumismo, violencia, sexismo, propaganda…los ingredientes idóneos para quedar atrapada en su sofá y entregar su alma a la cultura de la comodidad que hoy inunda y anestesia nuestra sociedad.

Somos conscientes de que para contar la historia hemos cruzado líneas de lo políticamente correcto y que algunas escenas pueden resultar poco agradables, pero la exageración y la sátira es el lenguaje que a nuestro juicio funciona para mostrar el mundo de nuestra espectadora, había que mojarse. Sin perder de vista que lo que se expone es ficción, en ningún momento queremos herir sensibilidades ideológicas, sexuales, religiosas ni de ningún tipo. La crítica que encierra va dirigida a cómo se nos presentan estos valores desde la industria de la televisión o la publicidad más que a los valores en sí mismos.

Vivimos en la era de la comunicación expréss, de la inmediatez, de los titulares sin contenido, de tragar las noticias sin probarlas, de la manipulación mediática de los mass media y, lo que es más grave, de la ausencia de pensamiento crítico al otro lado del hilo. Parece que todo se venda y que necesitemos comprar de todo para llenar un vacío interminable que nos impide ver con claridad quiénes somos realmente. Todo ello acentuado y aprovechado por las gran industria que se beneficia de ello y va acaparando más poder… pero no nos engañemos, aunque el diablo se esconda en pequeños detalles, es la sociedad quien riega esa planta.

Nuestros eléctricos y cámaras Unai Barruso y Daniel Muñoz no pararon de mover luces, cámaras, croma, cables, etc… asistidos por María Meco e Isabel Morán. Del atrezzo nos encargamos un servidor y Esther Casillas que donó su antigua televisión a la causa, aparato que Zoe tuvo que romper a martillazos y a muchos intentos. Este fue un momento especialmente gracioso porque el martillo dio en todos sitios antes de acertar y, aún acertando, la tele seguía funcionando incluso con la pantalla rota… los aparatos antiguos es lo que tienen, que son duros de narices.

El trabajo de vestuario y maquillaje, los tatuajes falsos, el sudor de Marta, la sangre falsa corrió a cargo de Raquel Porter, así como la caracterización de nuestro payaso inicial Eneko Fernández que masticó varias tomas los deliciosos y originales ‘Fingers’ de plastilina. Marta tuvo que comerse una hamburguesa de una sentada entre otras muchas cosas que el guión exigía. Bienvenidos al mundo de Zoe, amigos… aquí nadie sale ileso.

Es asombroso comprobar la cantidad de esfuerzo que requiere un rodaje y la cantidad de horas que echa todo el mundo… no es de extrañar que hacer una película sea casi un milagro. Trabajo duro y una experiencia maravillosa trabajar con un equipo de primera. Gracias a todos los anteriormente citados por la implicación y el oficio demostrado. Gracias también a Hugo Zarapuz que nos dejó su equipo de tatuaje, a Javier Casas que nos dejó una furgoneta y a El Pez Eléctrico donde hicimos la Premiere.

VER ESPECTADOR

Fotos: Esther Casillas